viernes, 12 de noviembre de 2010

DULCES MEXICANOS ORGULLO NACIONAL

Desde la época prehispánica ya se preparaban algunos de los dulces que hoy se consideran representativos de México, estos estaban hechos a base de frutas con miel, semillas o especias, y gracias al aguamiel extraído del maguey, así como la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, en combinación con otros productos como el maíz, cacao y amaranto, se originaron dulces como el pinole, chocolate y la alegría.

Conozca a continuación algunos detalles sobre la historia que guardan los dulces típicos de México, así como su origen y cómo fueron creados.
La mayoría de los dulces típicos mexicanos están elaborados con frutas nativas, ya que no surgieron sino hasta después de la colonización española.
Los conventos fueron cuna de varios de los dulces tradicionales, pues en ellos las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas e indígenas. Gracias a la vasta producción de frutas tropicales, se preparaban postres muy sabrosos con el jugo y el azúcar de ésta, mientras el ingenio daba paso a extrañas y complicadas combinaciones de azúcar con leche, huevo, nueces, almendras, piñones y demás productos originarios de ambos países.
A pesar de la industrialización de los dulces, las cajetas de Celaya, los ates de Morelia, los camotes de Puebla, los mazapanes de Veracruz, las cocadas de Jalisco, los pellizcos de Colima, las charamuscas de Querétaro y Guanajuato y las trompadas de Morelos, siguen teniendo éxito porque ninguna otra golosina los han podido superar.

En México existe una tremenda diversidad de formas, colores, ingredientes, sabores y graciosos nombres como merengues, cacahuates garapiñados, cocadas, palanquetas, pepitorias, calabazates, higos, acitrones, limones rellenos de coco rallado, gaznates.

Muchos postres mexicanos tam bién son producto del mestizaje, por ello, tanto en España como en México, se les llama igual a los alfajores, churros, buñuelos y torrejas o torrijas; otros han variado sus nombres, por ejemplo, el membrillete de Morelia es mejor conocido en España como carne de membrillo; a las morelianas se les llama roscos de Loja, y a los borrachos, borrachuelos.

REFRANES GASTRONOMICOS

• «Mujer que guisa, se casa aprisa»
• «A comer y a la cama, una vez se llama»
• «A falta de pan, tortillas»
• «Al mejor cocinero se le va un tomate entero»
• «Las cuentas claras y el chocolate espeso»
• «Del plato a la boca se cae la sopa»
• «A comer y a misa, una vez se avisa»
• «Donde no hay harina, todo es muina»
• «Las penas con pan son menos»
• «Entre menos burros, más olotes»
• «Para todo mal, mezcal. Para todo bien, también»
• «Cuando como no conozco»
• «Están primero los dientes que los parientes»
• «A los hombres por el estómago se les conquista»
• «Ya comimos, ya nos fuimos»
• «Ya llegué y vine a cenar»
• Ya comí, ya bebí, ¿qué hago aquí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada