lunes, 3 de enero de 2011

VERACRUZ AÑO 1.803


Población en 1803: 156,000 habitantes.
Extensión: 4,141 leguas cuadradas.
Habitantes por legua cuadrada: 38.


Esta provincia se extiende a lo largo del Golfo de México, desde el río Baraderas o de los Lagartos hasta el gran río Pánuco.
Confina al E. con la península de Yucatán, al O. con las intendencias de Oaxaca, Puebla y México, y al N. con la colonia de Nuevo Santander.
Pocas regiones del Nuevo Continente pueden compararse con este extraordinario país, donde se encuentran juntos los más opuestos climas y se dan los productos más preciosos.

Al pie de la cordillera, en los bosques de Papantla, Nautla y San Andrés Tuxtla, crece la vainilla (epidendrum vanilla), que se emplea para perfumar el chocolate. Cerca de los pueblos indios de Colipa y Misantla se encuentra la bella planta convolvulácea (canvolvulus jalapae) cuya raíz tuberosa da la jalapa, uno de los purgantes más eficaces y benéficos. En la parte oriental de la intendencia, en los bosques que se extienden hacia la ribera del Baraderas, se cría el mirto (myrtus pimenta) cuyo grano es una especie llamada en el comercio pimienta de Tabasco. El cacao de Acayucan sería muy buscado si los indígenas se dedicasen con más esmero a su cultivo. En las pendientes E. y S. del pico de Orizaba, en los valles que se prolongan hacia Córdoba, se cultiva tabaco de excelente calidad. El smilax, cuya raíz es la verdadera zarzaparrilla, vegeta en los barrancos húmedos y sombríos de la cordillera. El algodón de las costas de Veracruz es célebre por su finura y blancura. La caña tiene casi tanto azúcar como la de Cuba y más que la de Santo Domingo. Desde que el consumo del azúcar ha tenido un aumento considerable, y que el comercio del Nuevo Continente proporciona a Europa muchos productos que en otro tiempo sacaba de Asia y Africa, se han multiplicado en la provincia de Veracruz las plantaciones de caña y de algodonales. No obstante, estos progresos aún no se notan mucho en las costas mexicanas, y se necesitarán siglos para volver a poblar aquellos desiertos. En el día, dos o tres hatos de ganado ocupan espacios de muchas leguas cuadradas. Un corto número de familias poderosas que viven en la mesa central poseen la mayor parte del litoral de las intendencias de Veracruz y de San Luis Potosí.

En la parte septentrional de la intendencia, al O. de la desembocadura del río Tecolutla, a dos leguas del gran pueblo indio de Papantla, se halla un edificio piramidal de remota antigüedad. Los primeros conquistadores no conocieron la pirámide de Papantla, que se halla situada en medio de un bosque espeso, llamado Tajín en lengua totonaca. Unos cazadores la descubrieron por casualidad hace unos treinta años. Está construida con inmensas piedras de pórfido. La base tiene veinticinco metros de lado, y su altura parece ser de dieciséis a veinte metros. Se compone de varias terrazas, de las cuales todavía se distinguen seis, y se cree que la séptima está cubierta por la vegetación. Una gran escalinata conduce a la cima truncada del teocalli. A los lados de esa escalera se encuentran otras dos pequeñas. El revestimiento de las hiladas de piedras está adornado de jeroglíficos, entre los cuales se distinguen serpientes y cocodrilos esculpidos en relieve. Cada hilada presenta gran número de nichos cuadrados: veinticuatro por cada lado en el primero, veinte en el segundo y dieciséis en el tercero. El número de nichos es de 366 en el cuerpo de la pirámide y doce en la escalera que se encuentra hacia el E. El abate Pedro Márquez (Monumenti di Architettura messicana, Roma, 1804) supone que este número de 378 nichos hace alusión al sistema calendario de los mexicanos.

Veracruz, residencia del intendente y centro del comercio con Europa y las Antillas. La ciudad es hermosa y está construida con mucha regularidad; los comerciantes que la habitan son ilustrados, activos y celosos del bien de su patria. La playa en donde está situada se llamó en otro tiempo Chalchiuhcuecan. Juan de Grijalva visitó en 1518 la isla en que después se construyó el castillo de San Juan de Ulúa. La ciudad es llamada con frecuencia Veracruz Nueva, para distinguirla de la Veracruz Vieja, situada en la desembocadura del río de la Antigua.

Jalapa, al pie de la montaña de basalto de Macultepec, en situación muy amena. Los comerciantes ricos de Veracruz tienen casas de campo en Jalapa, donde gozan de agradable frescura. En esta pequeña ciudad hay una escuela de dibujo fundada hace pocos años, en la cual los hijos de los artesanos pobres se instruyen a expensas de los ciudadanos más acomodados. La altitud de Jalapa sobre el nivel del mar es de 1,320 metros (1,361 según las últimas mediciones).

Perote (antiguo Pinahuizapan). La pequeña fortaleza de San Carlos, situada al N. de la Villa, más bien es una plaza de armas que una fortaleza. Los llanos inmediatos son muy estériles: no hay árboles, a excepción de algunos troncos aislados de ciprés y de molina. Altitud, 2,535 metros (2,393 en la estación ferroviaria, según las medidas más recientes).

Córdoba, en la falda oriental del Pico de Orizaba. Clima mucho más caliente que el de Jalapa. Las inmediaciones de Córdoba y de Orizaba producen todo el tabaco que se consume en la Nueva España.
Orizaba. Se ha disputado por mucho tiempo si el nuevo camino de México a Veracruz debía pasar por Jalapa o por Orizaba. Por fin, hace algunos años se ha empezado una bella calzada desde el fuerte de Perote a Jalapa y de Jalapa al Encero.

Tlacotlalpan, cabecera de la antigua provincia de Tabasco. Más al N. se hallan las pequeñas villas de Victoria y Villahermosa, la primera de las cuales es una de las más antiguas de la Nueva España. En esta intendencia no hay ningún laboreo metálico de consideración. Las minas de Zomelahuacan, cerca de Jalacingo, están casi abandonadas.

www.antorcha.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada